Caminaron y disfrutaron del eclipse

El domingo 26 de febrero teníamos una tranquila y refrescante propuesta, acercarnos al Lago Guillelmo y hacer un recorrido  refrescante por sus costas. hacer una caminata de unos 10 km. Ida y vuelta.

Pero esta salida venía con una carga especial por ser el día en que se vería un mágico eclipe de sol, y como éramos unas cuantas caminantes que deseábamos poder  guardarlo en hermosas fotografías, todo el momento se cargó de expectativas.

Salió el grupo, con nuevas caritas incorporadas a los caminantes, para acercarse por Ruta 40 hasta la Villa  Mascardi, a unos 35 km. de S.C. de Bariloche, siempre dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi. La Villa es un pequeño lugar, netamente turístico, que cuenta con básicos servicios y adorables vistas. Estacionamos los autos cerca del camping Huinca y todas bajamos en la búsqueda de la vista del sol. Llevamos los implementos exigidos para poder avistar el eclipe y comenzamos a sentir que, con el bloqueo del sol, bajó la temperatura y tuvimos que apelar a la campera. Sacamos hermosas y diferentes fotos, y seguimos camino al sendero previsto.

El Lago Guillelmo es de origen glaciario y, por estar encajonado , hace que la dirección de los vientos norte-sur no afecten tanto sus aguas. Esto hizo que la superficie del lago se viera completamente lisa y tranquila para que pudiéramos observar todos los reflejos posibles de las montañas y bosques que nos rodeaban. Fuimos bordeando el viejo camino que se utilizaba para llegar a El Bolsón, la que era Ruta Nacional 258 y que en 1987 comenzó a dejarse sin uso debido a la pavimentación, de la que sería Ruta 40.

Camino tranquilo, costas de paz, capaces de hacernos reconocer el silencio y disfrutar toda su belleza. En su escotadura decidimos buscar un buen lugar para el almuerzo y, luego, las más audaces, internarse al lago transparente y darse un buen chapuzón.

Ya de vuelta, en el puente que cruza el Arroyo Guillelmo, buscamos un bello lugar bajo la foresta para regocijarnos con unos buenos mates, ricos té  y, como siempre, tortas, bizcochos y demás bocados dulces para terminar un bello día.

Ver fotos